Glifosato

Enfoque transparente de los aspectos de seguridad y uso de los herbicidas que contienen glifosato

Menu
Búsqueda

Una herramienta para la sostenibilidad

El glifosato ha contribuido de muchas formas para cambiar las prácticas agrícolas desde que se introdujo. Mediante el control químico de un amplio espectro de malezas y la totalidad de sus sistemas de raíces, el glifosato ha eliminado o reducido la necesidad de arar las tierras. Estas prácticas de labranza reducida permiten a los agricultores sembrar las semillas de los cultivos directamente en los campos de rastrojos.

Más información...

Altos rendimientos y cosechas más simples

Los productos herbicidas a base de  glifosato ofrecen una serie de beneficios a los agricultores que han contribuido a su uso generalizado en Europa. Por ejemplo, la aplicación de glifosato antes de sembrar el cultivo nuevo generalmente produce cosechas hasta 30 por ciento mayores en muchos de los cultivos principales en Europa.

Más información...

¿Por qué el glifosato es tan importante para la agricultura europea?

El glifosato desempeña un papel importante en la producción de cultivos Europeos, Les aporta muchos beneficios a los agricultores y posibilita prácticas agrícolas sostenibles tales como la agricultura de conservación. Se ha observado una creciente oposición al uso de glifosato a pesar de sus antecedentes de uso seguro durante más de 40 años. Pero, ¿cuál sería el costo para los agricultores y los consumidores de perder este herbicida?

Más información...

¿Arado o pulverización? Protección de los campos europeos con perturbación mínima del suelo

Con el fin de proteger el suelo de erosión y compactación, y también para reducir los costos de producción, algunos agricultores están encontrando alternativas para el  arado y la adopción  de prácticas posibles debido a la disponibilidad del glifosato. El tratamiento de campos de rastrojos con herbicidas con glifosato ha demostrado ser extremadamente eficaz, permitiendo a los agricultores reducir o abandonar por completo el uso del arado. Con estas prácticas, las semillas se siembran por debajo de una capa de residuos vegetales (sembrado en mulch) o directamente en los campos de rastrojos. Las prácticas de labranza cero incluso permiten la siembra  en un  cultivo de cobertura vegetal sin  laboreo previo. Otro motivo por el cual estas prácticas sumadas al uso de glifosato han ganado creciente popularidad en Europa es que permiten a los agricultores reducir considerablemente los costos de producción y el tiempo necesario para preparar el suelo.

Más información...