Glifosato

Enfoque transparente de los aspectos de seguridad y uso de los herbicidas que contienen glifosato

Menu
Búsqueda

Una herramienta para la sostenibilidad

El glifosato ha contribuido de muchas formas para cambiar las prácticas agrícolas desde que se introdujo. Mediante el control químico de un amplio espectro de malezas y la totalidad de sus sistemas de raíces, el glifosato ha eliminado o reducido la necesidad de arar las tierras. Estas prácticas de labranza reducida permiten a los agricultores sembrar las semillas de los cultivos directamente en los campos de rastrojos.

(© iStockphoto.com/Susan H. Smith)

Una gran parte de la tierra cultivada de Europa es propensa a la erosión del suelo, y por lo tanto, las prácticas que implican la perturbación mínima del suelo son alternativas sostenibles que ayudan a proteger al suelo de la degradación y reducen las emisiones de gases de efecto  invernadero y también el consumo energético. Varios cultivos importantes en Europa, incluyendo maíz y remolacha azucarera, se manejan mediante estas prácticas, combinadas con el uso de glifosato.  Por este motivo, el glifosato se ha convertido en una herramienta popular para muchos agricultores que deciden optar por estas prácticas de conservación del suelo.

 

Siga leyendo:

El problema de la erosión de suelos en Europa
¿Arado o pulverización? Protección de los campos europeos con perturbación mínima del suelo

Glifosato, una herramienta para las prácticas de conservación

Last update: 06 Noviembre 2013