Glifosato

Enfoque transparente de los aspectos de seguridad y uso de los herbicidas que contienen glifosato

Menu
Búsqueda

Sobre la iniciativa promovida por grupos activistas para la prohibición del glifosato

El pasado 7 de febrero diferentes organizaciones activistas lanzaron una campaña europea de recogida de firmas para pedir la prohibición del glifosato y llamaron la atención de los medios de comunicación.

En el caso concreto de España un reducido grupo de personas, alrededor de una veintena desplegaron una pancarta en una céntrica plaza de Madrid solicitando la prohibición del glifosato aduciendo, con información sesgada, supuestos riesgos en el uso de este compuesto. Nada más lejos de la realidad.

Respetamos el derecho de manifestación, pero consideramos que estos grupos pretenden, con esta iniciativa, confundir a la población anteponiendo criterios ideológicos a razones científicas. Muestra de ello es que este movimiento apela directamente a la toxicidad del glifosato y a la posibilidad de que este herbicida sea cancerígeno.

Sin embargo, en contra de lo que señalan estos activistas, el glifosato no es cancerígeno y además no hay ninguna actividad reguladora en el mundo que clasifique así este producto, uno de los más analizados en la historia, dado que hace más de 40 años que es empleado.

Así lo han establecido diversos organismos reguladores tras evaluar todos los estudios científicos disponibles. Entre los organismos que se han pronunciado al respecto y han determinado que el glifosato es seguro si se emplea conforme a las indicaciones de uso, destacan la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), el Instituto Federal Alemán para la Evaluación del Riesgo (BfR), la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) y otros organismos reguladores como los de Canadá, Japón y Australia.

Los argumentos de los activistas, por otro lado, se fundamentan únicamente en la clasificación reciente realizada por la IARC, una agencia que no es una autoridad reguladora. Esta agencia clasifica peligros, no riesgos basados en la exposición o consumo, de diversos productos o sustancias. Así, el glifosato está clasificado según la IARC en la misma categoría que la carne no procesada, ser peluquero, el café o cocinero de frituras.

En este sentido, existe un sistema regulador que vela por la seguridad de los ciudadanos, basado en criterios científicos, no en intereses ideológicos que, además, ha establecido que el uso de del glifosato es seguro si es empleado conforme a las indicaciones de uso legalmente autorizadas.  

Last update: 07 Marzo 2017