Glifosato

Enfoque transparente de los aspectos de seguridad y uso de los herbicidas que contienen glifosato

Búsqueda

Información provista por:

Glyphosate Task Force

La calidad del agua potable y el glifosato

Numerosos estudios han demostrado que el glifosato y el AMPA pueden eliminarse con facilidad mediante desinfecciones químicas u oxidativas, que son procesos estándar  para el tratamiento de agua superficial en la producción de agua potable 10,11. Otros procesos comúnmente utilizados en el tratamiento del agua (infiltración de grava o dunas; coagulación/clarificación/filtración y filtración lenta a través de arena) también contribuyen a la eliminación, pero con menor eficacia que los procesos de desinfección.

(© Lupo / pixelio.de)

Los datos de monitoreo del agua potable demuestran que el glifosato y el AMPA no constituyen problemas técnicos genuinos para la producción de agua potable. Un análisis de la detección de glifosato y AMPA en el agua potable en nueve países europeos demostró que en la mayoría de los casos  no se notificaron excesos superiores  a 0,1 µg/L respecto de los umbrales de pesticidas, si bien se identificó un bajo número de resultados esporádicos >0,1 µg/L3. Ninguno de estos resultados se consideró significativo, es decir que fueron resultados aislados que no necesitaron medidas para mejorarlos. En algunos casos, los excesos se atribuyeron a problemas analíticos; en otros, se relacionaron con pozos recargados con aguas superficiales o con pozos pequeños privados (agua no tratada) de acuíferos poco profundos, y probablemente se debieron a la contaminación localizada a corto plazo del pozo. Exceder el muy exigente umbral para el agua potable no representa riesgos para los consumidores, ya que las normas basadas en la salud para el glifosato y el AMPA en el agua potable son 50000 veces superiores al valor de alarma de la UE (OMS, Pautas para el Agua Potable, párrafo 12.65)

 

Referencias

 

Siga leyendo:

Last update: 17 Julio 2013