Glifosato

Enfoque transparente de los aspectos de seguridad y uso de los herbicidas que contienen glifosato

Menu
Búsqueda

La calidad de las aguas subterráneas y el glifosato

(© Dieter Schütz/pixelio.de)

Dos factores primarios determinan si una sustancia química puede lixiviarse a través del suelo hasta la napa de agua: la tasa de degradación en el suelo y la tendencia de la sustancia química a ligarse al suelo. La baja degradación y la baja tendencia a ligarse al suelo puede provocar la lixiviación de una sustancia química, mientras que tanto tasas de degradación más elevadas como una mayor unión al suelo limitan el desplazamiento de una sustancia química por lixiviación. Dada su combinación de degradabilidad y fuerte unión a la mayoría de los suelos de uso agrícola, el glifosato cuenta con bajo potencial de desplazamiento del perfil del suelo, y rara vez ha sido detectado en el agua subterránea1. La lixiviación del glifosato y el AMPA ha sido objeto de amplio estudio a través de experimentos de laboratorio6,  lisímetros 5,7,14, lixiviación en campo13 y estudios de modelado4,12. Los resultados de estos estudios confirman que es improbable que alguno de estos compuestos llegue hasta el agua subterránea.

Con los avances en los métodos de detección analítica a veces se ha observado glifosato y AMPA  en el agua subterránea, pero casi nunca por encima del umbral de 0,1 µg/L. La detección de estas sustancias parece producirse solamente en aguas subterráneas o pozos poco profundos, con influencia directa de agua superficial, algunas veces en asociación con incidentes de contaminación y también con lugares de muestreo poco apropiados y técnicas analíticas inadecuadas.

Hasta la fecha no se ha hallado evidencia de ninguna contaminación persistente y confirmada de las aguas subterráneas con glifosato o AMPA, conforme a los datos de monitoreo de aguas subterráneas disponibles de 14 países europeos8.

 

Referencias

 

Siga leyendo:

Last update: 17 Julio 2013