Glifosato

Enfoque transparente de los aspectos de seguridad y uso de los herbicidas que contienen glifosato

Menu
Búsqueda

Glifosato, una herramienta para las prácticas de conservación

El arado profundo regular para controlar las malezas no sólo daña la estructura del suelo sino que también libera a la atmósfera dióxido de carbono cuando se oxida el carbono del suelo. El suelo en Europa contiene alrededor de 75.000 millones de toneladas de carbono, o 7% del total del presupuesto de carbono mundial, y aproximadamente un 0,6% del contenido de carbono orgánico se pierde al año en Inglaterra, Francia, Austria y Bélgica. Los científicos estiman que si Europa usara solamente el método de labranza convencional se duplicarían las emisiones de dióxido de carbono de las tierras cultivadas6, sin tener en cuenta las emisiones de gases de efecto invernadero producidas por el combustible y la energía consumidos por la maquinaria del arado.

Según las prácticas de conservación de suelo, al menos un 30% de la superficie del suelo debe estar cubierto por los rastrojos de la cosecha anterior. Los residuos vegetales actúan como una capa de protección que conserva la humedad del suelo y los organismos que viven en la tierra. (© Uschi Dreiucker / pixelio.de).

El glifosato combinado con la agricultura de labranza mínima se ha convertido en una herramienta muy útil para promover la protección del suelo, con los restos de la vegetación natural o de cultivos previos dejados en el campo. El hecho de que el suelo está cubierto por rastrojos de cultivos (según las prácticas de conservación de suelo, deben cubrir al menos un 30% de la superficie del suelo) no sólo  conserva la humedad, sino que también fomenta el desarrollo de una vida más rica del suelo, lo que puede mejorar el reciclaje de nutrientes. Por ejemplo, no perturbar la tierra a largo plazo fomenta una mayor cantidad de lombrices, y mayores niveles de materia orgánica.

 

Referencias

 

Siga leyendo:

El problema de la erosión de suelos en Europa
¿Arado o pulverización? Protección de los campos europeos con perturbación mínima del suelo

Last update: 22 Agosto 2013