Glifosato

Enfoque transparente de los aspectos de seguridad y uso de los herbicidas que contienen glifosato

Menu
Búsqueda

¿Arado o pulverización? Protección de los campos europeos con perturbación mínima del suelo

Con el fin de proteger el suelo de erosión y compactación, y también para reducir los costos de producción, algunos agricultores están encontrando alternativas para el  arado y la adopción  de prácticas posibles debido a la disponibilidad del glifosato. El tratamiento de campos de rastrojos con herbicidas con glifosato ha demostrado ser extremadamente eficaz, permitiendo a los agricultores reducir o abandonar por completo el uso del arado. Con estas prácticas, las semillas se siembran por debajo de una capa de residuos vegetales (sembrado en mulch) o directamente en los campos de rastrojos. Las prácticas de labranza cero incluso permiten la siembra  en un  cultivo de cobertura vegetal sin  laboreo previo. Otro motivo por el cual estas prácticas sumadas al uso de glifosato han ganado creciente popularidad en Europa es que permiten a los agricultores reducir considerablemente los costos de producción y el tiempo necesario para preparar el suelo.

El glifosato desempeña un papel muy importante en la promoción de la labranza de conservación. Los cultivos sembrados en hileras, tales como el maíz, ahora pueden sembrarse directamente en la tierra sin arado previo.
(© Monsanto)

El hecho de que el suelo no sufre perturbaciones mejora la estructura del suelo en sí, facilita un mejor drenaje y mejora la capacidad del suelo de retener agua, evitando extremos de anegamiento y sequía. La región del Mediterráneo es especialmente propensa a la erosión hídrica, ya que está expuesta a prolongados períodos secos seguidos de intensas lluvias. El uso de glifosato para el control de las malezas, combinado con una reducción en el cultivo del  suelo  y el uso de cultivos de cobertura, ha disminuido considerablemente la erosión del suelo en  los olivares, viñedos y frutales del Mediterráneo.

Aproximadamente un 44% de las tierras arables en el Reino Unido y Alemania ahora se manejan con sistemas agrícolas de arado reducido. El glifosato desempeña un papel muy importante en estos sistemas, en especial en las regiones costeras y orientales. Entre un 80 y 100% de cultivos tales como el maíz y la remolacha azucarera ahora se produce mediante sistemas de labranza reducida combinados con el tratamiento con glifosato6.

 

Referencias

 

Siga leyendo:

El problema de la erosión de suelos en Europa
Glifosato, una herramienta para las prácticas de conservación

Last update: 22 Agosto 2013